Retractilado

A la hora de hablar de retractilado lo primero que debemos saber es en qué consiste y cuáles son sus diferentes usos y aplicaciones. Se trata de una de las técnicas de empaquetado más utilizadas hoy en día. Dicha técnica consiste en introducir un artículo usando un semitubo de lámina de plástico, para más tarde sellar el contorno. Por último, se le aplica calor uniforme y continuado a todo ello, logrando así que se ajuste a la perfección. Este sistema suele utilizarse sobre todo para empaquetar revistas, libros, periódicos, etc., o también para la conformación de paquetes promocionales. Aunque también puede tener otras aplicaciones diferentes.

Normalmente, para envolver todos estos artículos se utiliza film transparente, lo que permite ver a las personas lo que se encuentra dentro de este tipo de envoltorio. La poliolefina es la tipología de material plástico que más se utiliza para llevar a cabo este procedimiento de retractilado. Esto se debe a que este tipo de plástico genera su apariencia final, la cual brilla y es transparente. Además dicho plástico actúa a modo de elemento protector de los productos que están dentro del paquete gracias a que estos se encuentran apretados al mismo.

Se trata de una de las actividades que más lleva a cabo nuestra empresa. Sin embargo, no solo realizamos un retractilado normal y corriente de pequeños artículos. También hacemos esta técnica de una dimensión superior, lo que da lugar a que podamos empaquetar cualquier producto que se requiera con el fin de evitar daños a los mismos, pues contamos con máquinas concretas para este tipo de factores. Además, nuestra empresa manipula los materiales plásticos durante su confección en la fábrica de manera personalizada. Aunque se necesitan procedimientos concretos para otro tipo de actividades, y para ello, hacemos uso de otras tecnologías diferentes y adaptadas.