Envases alimentarios

 Lo primero que debemos saber acerca de los envases alimentarios es qué son y qué tipologías y clasificaciones podemos encontrar. Se trata de elementos que se utilizan para introducir en ellos sustancias alimentarias o refrigerantes para ser consumidas generalmente por personas. Sin embargo, su función no se basa únicamente en contener bebida o comida, sino que además, éstos se encargan de proteger estas sustancias y evitar que sean manipuladas.

Otra función de estos envases es enseñar los productos a los clientes, además de proporcionar información acerca de los nutrientes y modo de consumición de los mismos. Este tipo de envases alimentarios pueden ser de diferentes tipos, ya que se clasifican principalmente como: envases primarios, que son los que se encuentran en contacto directo con los productos, como las bandejas plásticas, las bolsas de plástico, el cartón o los tarros y latas; envases secundarios, como las cajas de plástico; envases terciarios, como los pallets o el film de plástico.

En cuanto a las funciones y aplicaciones principales de estos envases, no solo se encargan de contener los alimentos dentro de ellos, sino que además tienen otros usos diferentes. Proteger los alimentos físicamente es una de sus funciones principales, ya que estos envases los mantienen en su óptimo estado, pues evitan que se golpeen o estropeen por los cambios de temperatura. Otra de sus principales funciones es su capacidad informativa, ya que los envases alimentarios se encargan de comunicar imagen de marca e información.

Una de las funciones y aplicaciones más destacadas de este tipo de envases es el marketing, ya que estos envases pueden utilizarse como atrayente para su compra. Un envase atractivo tiene mayores posibilidades de ser comprado que otro que tenga un envase sencillo o simple. Por último, la seguridad, comodidad y agrupación son otras de las funciones que ofrecen estos envases.